Ejemplos de buenas prácticas en páginas de check-out o registro

negocios-en-internet

Podemos tener una tienda online perfecta, con una presentación de productos impecable y una información precisa e interesante de cada uno de los artículos, pero si en el momento en el que el cliente ha tomado la decisión de comprar algo se encuentra con un proceso de check-out o registro mal diseñado, no valdrá de nada.

Diseñar bien el momento en el que nuestros clientes se registran para comprar en nuestra tienda online o para que el registro sea cómodo es quizás el momento crítico en el que se pueden perder más usuarios. No está de más repasar los mejores ejemplos que hay para este proceso.

ASOS – Simplicidad

Y es que cuanto más campos, términos obligatorios y textos es lo que primero puede echar para atrás en el momento de iniciar el proceso de check-out.

Macy´s – Destaca lo esencial

Igual de clara y simple que lo anterior, la conocida cadena de tiendas Macy´s ofrece una serie de puntos clave a tener encuenta como consejos de seguridad para las passwords y o de seguridad para el cliente.

Walmart – Da opciones

La también conocida cadena norteamericana Walmart también muestra una simpleza extrema pero dando opciones, como Kiubik, tanto de un registro en la web como compra anónima o cómo invitado.

Sears – Directos al grano

Sears, por su parte, se muestra más directa y envía al usuario al proceso de checkout donde puede, cómodamente, incluir su usuario y contraseña para rellenar todos los datos o hacer el check-out manualmente sin problemas.

WHSmith – Sin presiones

La conocida cadena de papelerías y librerías británicas es simpleza máxima. Ponemos el correo e indicamos si tenemos cuenta o no. A partir de ahí sigue el proceso en un caso u otro para que el cliente nunca se vea presionado a dar sus datos o completar un formulario.

TESCO – Tres datos y registrado

Tesco obliga a los usuarios a registrarse. Pero claro, su dimensión y la cantidad de clientes que ya tiene con su ClubCard le permiten estos lujos. Sin embargo, el formulario de registros se presenta en la propia web de check-out en el que sólo pide tres datos básicos. Sin embargo, este ejemplo es aplicable sólo a esta empresa, y el método para llegar a su objetivo, que no es otro que el de crear una base de datos cuanto más grande mejor, cuestionable.

John Lewis – un equilibrio ejemplo perfecto

El equivalente al Corte Inglés británico utiliza una página que, sin presión, simple, y siempre consigue un dato del usuario que es su email, lo que engrosa así sin meter presión su base de datos para futuras acciones de marketing.

Amazon – Poco a poco, y sin que se den cuenta

El líder del comercio electrónico utiliza un método muy inteligente. Se va llevando al cliente por el registro poco a poco. es decir, si el cliente es un nuevo usuario, se le pide el correo electrónico y luego una contraseña. Posteriormente se pasa a terminar su primera compra donde se le va sugiriendo que guarde datos como la dirección o el medio de pago para posteriores compras. De este modo, al mismo tiempo que compra, completa su registro.

House of Fraser – sin ninguna barrera

Para el último dejamos el ejemplo más sencillo. Simplemente ponemos el email y el sistema sabe si somos o no un usuario registrado. En cada caso, llevará el proceso por un sitio u otro, pero es el usuario el que decide fuera de este punto si se registra o no.

También puede interesarte...